Cuenca del Mediterráneo

La localización de la Cuenca Mediterránea en la intersección de dos grandes masas de Tierra, Eurasia y África, ha contribuido a su alta diversidad y a su paisaje espectacular. Aunque este hecho no ha podido evitar que se trate de uno de los 4 puntos calientes más alterados de la Tierra.

La extraordinaria flora de la Cuenca del Mediterráneo alberga 22.500 especies de plantas vasculares, de las cuales el 52% no se encuentran en ningún otro sitio del planeta; además acoge numerosas especies endémicas de anfibios y reptiles, 30 anfibios (el 31% del total) y 80 reptiles (el 34% del total).

La Cuenca del Mediterráneo ha experimentado un desarrollo humano intensivo y un impacto en sus ecosistemas durante miles de años, significativamente más alto que en otros Puntos Calientes. El actual desarrollo de este lugar como destino vacacional y la consecuente creación de infraestructuras han producido una presión significativa en las poblaciones de especies amenazadas fragmentándolas y aislándolas.

La escasez de agua, la desertificación, y la fragmentación del hábitat y las especies invasoras se han convertido en serios problemas en esta área, donde viven especies tan emblemáticas como el lince ibérico, el águila imperial o la foca monje.

Proyecto EMYS

La biodiversidad de los humedales mediterráneos está amenazada por la introducción de especies exóticas. Una de estas especies invasoras es el galápago de Florida (Trachemys scripta), cuyas crías se han comercializado tradicionalmente como animales de compañía, pero que al crecer, muchas veces son irresponsablemente liberados al medio ambiente. Estos galápagos invasores están resultando nefastos para el ecosistema de los humedales ibéricos en general y en particular para las poblaciones de galápagos autóctonos.

Para corregir este impacto se pone en marcha el proyecto LIFE-Trachemys, cofinanciado con fondos comunitarios y coordinado por la Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana que actuará sobre 11 humedales de la Comunidad Valenciana.

La Fundación BIOPARC y BIOPARC Valencia colaboran con la Consellería en:

  • Recogida de galápagos exóticos.
  • Concienciación de los visitantes de BIOPARC Valencia sobre el problema mediante charlas, actividades y un programa educativo orientado a las visitas escolares.
  • Mantenimiento de crías de galápago europeo (Emys orbicularis) en condiciones controladas durante los dos primeros años de vida, para evitar las bajas que se producen en el medio ambiente durante estos años críticos, y su posterior suelta con el fin de reforzar las poblaciones silvestres de esta especie autóctona.

Especie: galápago europeo (Emys orbicularis).

Objeto: eliminación de galápagos exóticos invasores y refuerzo de poblaciones autóctonas.

Lugar: humedales de la Comunidad Valenciana.

Duración: desde 2012.

En colaboración con: Consellería de Infraestructures, Territori y Medi Ambient, Generalitat Valenciana.

Proyecto Alytes

El Sapo Partero Bético (Alytes dickilenii), propio de Andalucía Oriental, es una de las diez especies de anfibio más amenazadas de Europa. Entre sus amenazas se encuentra la quitridiomicosis cutánea, una enfermedad infecciosa que afecta a los anfibios, provocada por el hongo Batrachochytrium dendrobatidis, una de las 100 especies exóticas invasoras más dañinas del mundo para la biodiversidad según la IUCN.

La Fundación BIOPARC  junto con BIOPARC Fuengirola, respondiendo a una petición especifica de la Asociación Europea de Zoos y Acuarios (EAZA) y en el marco de la iniciativa de la UICN “Amphibian Ark”, iniciaron en 2008 un Programa de conservación del Sapo Partero Bético.

Bioparc Fuengirola inició en 2008 un programa de conservación para esta especie con los siguientes objetivos:

  • Creación de una población en cautividad viable genética y sanitariamente que sirva como salvaguarda a una extinción rápida de la población salvaje.
  • Medidas de conservación in situ de la especie en la zona de distribución de Málaga.
  • Promover la investigación aplicada a la conservación de esta especie
  • Campaña de educación y sensibilización del público general en Bioparc Fuengirola y a través de los medios de comunicación.

El Proyecto Alytes fue aprobado por la Junta de Andalucía en 2008. Cuenta con la colaboración del CSIC y el Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Durante 2009 se ha completado las obras de finalización y puesta en marcha de la sala de bioseguridad para el mantenimiento y reproducción de los sapos fuera de exhibición.

Durante 2010 se ha llevado a cabo la captura de larvas para la creación de la población ex situ, la única de esta especie en el mundo. También se iniciaron los trabajos in situ, centrados en la restauración del hábitat, la toma de datos y estudio de cuatro poblaciones silvestres para medir el avance del hongo.

Durante 2011 se continuaron las labores de mantenimiento de la colonia ex situ, restauración del hábitat y estudio de poblaciones silvestres, y se iniciaron las labores de educación y sensibilización de la población, tanto en BIOPARC Fuengirola, como en localidades cercanas a las poblaciones silvestres sobre las que se actúa, dentro de la provincia de Málaga.

En 2012 se han registrado las primeras puestas de huevos y el nacimiento de los primeros renacuajos. Es la primera vez que se consigue la reproducción de esta especie en cautividad, cumpliendo con uno de los objetivos del proyecto. Al margen de ello, se prevé mantener todas estas actividades in situ, así como el ensayo de medidas de biorremediación en poblaciones silvestres afectadas por el hongo.

Especie: sapo partero bético (Alytes dickhilenii).

Objeto: establecimiento de colonia ex situ, restauración de hábitat, control de poblaciones silvestres, investigación y aplicación de medidas de biorremediación.

Lugar: Parque Natural de la Sierra de Tejeda, provincia de Málaga.

Duración: Desde 2008.

En colaboración con: Junta de Andalucía, CSIC, Estación Biológica de Doñana, Museo Nacional de Ciencias Naturales, Universidad de Málaga, Universidad de Sevilla Universidad Granada.